• Bienvenidos a Manos Limpias
Plaza del corrillo, 19 piso 1º, 37002 Salamanca (España)
Tel. 653 933 382
Atención al público
Jueves tardes
17:30 a 18:30

Acerca de

Conozca Manos Limpias

En mi calidad de Responsable del Sindicato de Funcionarios Públicos “Manos Limpias”, te doy mi más cordial bienvenida a nuestra nueva página web nace con la intención de dar a conocer a nuestros afiliados, simpatizantes y a la sociedad en general, todas las actividades que se han desarrollado, y las que a partir de ahora se realicen.

Somos el primer y único sindicato de nuestro País, que viene reclamando, entre otros objetivos, lograr la independencia del Poder Judicial y la verdadera y real democratización de nuestras instituciones.
“Manos Limpias" es un Sindicato de ámbito nacional, independiente, no hipotecado por nada ni por nadie, que tiene como fines la defensa
de los legítimos intereses de sus afiliados dentro y fuera del Sector Público (Administración del Estado, Comunidades Autónomas, Corporaciones Locales y los Organismos de ellas dependientes) del Estado de Derecho, de transparencia y dignidad de los poderes públicos institucionales. Para ello, interponemos todo tipo de denuncias, ante las corrupciones políticas o económicas que lesionen el interés público o general.
Unidos en éste afán, un equipo de funcionarios coincidentes con la defensa de los legítimos intereses defendemos que actualmente es imprescindible que existan personas, e instituciones, independientes que defienda la justicia, la libertad, la igualdad y que luchen contra la corrupción. Comprometidos con el presente y el futuro democrático de nuestro país, creemos que la única manera de garantizar el correcto funcionamiento de todas nuestras instituciones únicamente es posible mediante la existencia de un sistema efectivo de separación de poderes.

En definitiva es imprescindible que existan personas, e instituciones, independientes que defiendan la justicia, la libertad, la igualdad y que luchen contra la corrupción.

Recibe un cordial saludo.
Demetrio Gallego Hernández